Ahorra y gana dinero con tu poda

Ahorra y gana dinero con tu poda

La poda consiste en la tala selectiva de algunas partes de plantas y árboles para lograr unos objetivos concretos. No sólo consiste en cortar ramas, sino que es una práctica que se puede aplicar también a raíces, hojas, flores o frutos.

Sea cual sea el objetivo por el que podamos un árbol concreto, en general se persigue obtener plantas y árboles fuertes, sanos y estéticamente atractivos. Pero cada planta tiene sus necesidades y sus circunstancias, por lo que la fase más importante y decisiva de nuestra poda es la del conocimiento e información de nuestras especies y tener claro el cómo, cuándo y el por qué podarlas.

Todas las razones por las que practicamos la poda se pueden englobar en las siguientes 5 motivaciones ordenadas por orden de prioridad:

  1. La seguridad de bienes, comunidades y viandantes. Es el objetivo principal por el que se poda en ámbitos urbanos. Debe ser realizada por operarios con un conocimiento especializado en la ejecución de estas actividades.
  2. Saneamiento de la madera y eliminación de zonas enfermas o plagas de insectos. Además, se pretende también mejorar la estructura del árbol y la arquitectura de la copa, reduciendo la copa para favorecer la ventilación de la zona, así como eliminando ramas rotas o dañadas para estimular y guiar un crecimiento adecuado e ir construyendo una estructura robusta que resista las inclemencias meteorológicas.
  3. Motivaciones estéticas o artísticas para mejorar las características y la apariencia natural del árbol, así como para incentivar su producción floral. Se aplica tanto a nivel privado como público y acaba determinando el paisaje de una determinada zona geográfica.
  4. Objetivos de producción. Se centran sobre todo en los árboles frutales, aunque también se aplican para estimular la floración. Punto decisivo para empresarios y operarios del sector de la agricultura ya que puede significar una reducción de los costes de la cosecha, así como una multiplicación de la producción.
  5. Técnicas de poda orientadas a mejorar la calidad de la madera que se obtiene de los árboles forestales. Al igual que los anteriores, persiguen metas económicas, en este caso cualitativas, basadas en incrementar el valor del árbol y de los productos que se obtienen de él.


En definitiva, saber por qué podamos y cómo hacerlo puede ahorrarnos tiempo y dinero en prácticas incorrectas o innecesarias, nos permite evitar accidentes así como gastos adicionales de saneamiento, y nos ofrece la posibilidad de obtener la máxima productividad con los mínimos costes, y por consiguiente, ganar más dinero.

Y tú, ¿identificaste ya tu objetivo?

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Añadir comentario

Producto añadido a tu lista de favoritos
Producto añadido para la comparación

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si aceptas o continúas navegando, consideramos que estás de acuerdo con su uso. Puedes obtener más información aquí.