Ir a la tienda

El armario es uno de los muebles más importantes de una casa. No sólo es el espacio específico para guardar y proteger lo que coloquemos en su interior, sino que si está bien organizado nos hará la vida más llevadera.  El ritmo diario acelerado y la falta de espacio en casa, hacen necesario contar con espacios adecuados para poder guardar las cosas de forma práctica y organizada. Porque la forma más rápida de encontrar un objeto en un armario, es dotar al mueble de complementos que ayuden a aprovechar su espacio y clasificar su contenido. Incluso a los armarios más pequeños se les puede sacar partido si se les dotan de los complementos adecuados. Estantes, cajoneras, barras, tableros separadores, corbatero, zapatero, pantalonero… El armario por excelencia es el del dormitorio o armario ropero, aunque también se pueden colocar armarios que hagan la misma función en otras habitaciones de la casa. La llamada operación “cambio de armario” cuando empieza una nueva temporada y hay que clasificar la ropa, es una tarea de la que nadie puede escapar. Y si contamos un con armario con los complementos necesarios en su interior, todo será más fácil.

Los complementos más básicos de un armario

Cuando un armario es espacioso suele hacerse necesaria la colocación de tableros verticales separadores que dividan su interior. De este modo se podrán clasificar mejor las cosas, como por ejemplo, colocar en una parte las prendas de abrigo y en la parte restante pantalones, camisas  y vestidos. O si se trata de un armario compartido por dos personas, el tablero dividirá la parte que corresponda a cada una de ellas.

Otro detalle que puede parecer anodino pero tiene importancia, es disponer de suficientes perchas. Debería destinarse una sola prenda para cada percha, o dos prendas si se trata de un conjunto compuesto por un pantalón y una camisa. Si se sobrecargan las perchas se corre el riesgo de arrugar las prendas o de no encontrarlas cuando las buscamos.

Otro básico muy útil en el interior del armario son las cajoneras.  Resultan muy prácticas para guardar muchas cosas según las necesidades de cada uno, aunque son particularmente útiles para guardar ropa interior, jerséis y camisetas.  Hay cajoneras de diferentes dimensiones para que se puedas adaptar a prácticamente cualquier armario. En los más amplios se pueden colocar incluso dos cajoneras, y se están juntas forman una superficie que también resulta aprovechable para colocar bolsos, alguna caja, etc.

Guardar los zapatos en el armario

Los zapatos ocupan un espacio considerable, ya que no solamente hay que guardar los que se utilizan a diario, sino los de otras temporadas. Para ello no hay nada mejor que un mueble zapatero, y lo ideal es colocarlo en el interior del armario si se dispone de suficiente espacio. Hay zapateros de diferentes dimensiones, la mayoría están hechos de madera y pueden compatibilizar con el armario ropero donde se coloquen.  La dimensión de zapatero más utilizada es de 101 x 74 x 37 cm, con capacidad para almacenar 24 pares de zapatos. Cuando no se dispone de suficiente espacio, también se puede colocar un zapatero textil, que se puede colgar en la barra del armario y su longitud suele ser de unos 120 cm. Tiene capacidad para unos 10 pares de zapatos y es de un material lavable. La desventaja del zapatero textil es que los zapatos están a la vista cuando se abre el armario, mientras que un mueble zapatero es mucho más discreto.  Después están los zapateros extensibles, mucho más pequeños, que normalmente se utilizan para colocar los zapatos que llevan a diario, y tiene capacidad para 4 pares.

Los detalles que complementan el interior de tu armario

La colocación de una balda de madera rústica puede ser una buena opción para complementar el interior de un armario. Las cajas cuadradas de cartón decorado o incluso cajas de madera, también son una forma de guardar objetos de forma discreta y organizada. Las bandejas organizadoras para el interior de cajones son perfectas para guardar joyas, relojes y complementos de tamaño reducido.  Las fundas guardarropa son otro accesorio imprescindible que no debería faltar en un armario. Protegen las prendas del polvo y son especialmente prácticas para proteger la ropa que se usa muy de vez en cuando. Las cestas extraíbles o cestas organizadoras para guardar la ropa de una temporada a otra, los portafulares y portacobatas que permiten liberar espacio en los cajones y también se pueden colgar en ellos los cinturones…

Sea como sea tu armario, si sabes dotarlo de los complementos necesarios se convertirá en el mueble más práctico de tu hogar. Sácale partido.

Contáctanos

No estamos en este momento. Envíanos un correo electrónico y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

¿No se puede leer? Cambia el texto